Páginas

28.6.17

,



Betty Goodwin





       el desequilibrio
  cuerdea
       a pies juntillas
            ensayando
                su caída
           vaiquevá
              que vaiveando
                  a metros
                         luz
                       y luz
                   del suelo
                cuarteado
                   de dolor
                        por
                      por
                         qué
                     miedo
                  avecinado
                     con los
              márgenes
                     criatura
                           acaricias
             los estambres
                     de las
                          flores
                  antenitas
                       que
                           conectan
                     con la
                 madre
                    agazapada
                            bajo
                      tierra
                 la ensaliva
                       la regaza
                     como
                         si quedara
                   mundo
                        que ofrecerle
                             al mundo
                       a añicos
                          de los
                       huérfanos
                              criatura
                           hundes
                            toda tu
                         nariz     
                            hacia
                      escondrijos
                     vaiquevá
                       que vaiveando
                   en sincronía
                        con el sueño
                         circular
                             de las
                          estrellas
                            y su peso
                    con su muerte
                            entre
                        la espalda
                             fosforita
                                 retardada
                              y la ciega
                         trayectoria
                             de un
                                 fantasma
                                       si
                                   algo
                                     cae
                                  en cualquier
                                         parte



24.6.17

tribu versus trilce



la primera vez que leí “Trilce” de César Vallejo tuve la sensación de no entender
apenas nada. pude intuir, quizás, que algo le estaba pasando al lenguaje, algo muy
vivo que me imantaba a cada página, a cada poema, a la sonoridad de todos los
neologismos que Vallejo hacía crecer en su boca para ofrecérnoslos húmedos y latentes.
en las sucesivas lecturas del libro a lo largo de los años esa sensación, por suerte,
nunca la he perdido. ahora, casi cien años después de su primera publicación,
celebramos su reedición de la mano de Karima Editora en un cuidadísimo volumen
ilustrado por Ricardo Ranz y en el que algunos hemos dialogado con los poemas
de Vallejo desde el lugar del respeto y la pluralidad del juego. aquí mi gratitud a
Sara Castelar por invitarme a colaborar en este proyecto valiente y hermoso.
“Trilce”, como apunta Julio Ortega en el prólogo, ‘no deja de derivar, porque ocurre
en el tiempo futuro del lenguaje, haciéndose y rehaciéndose, para reconstruir la casa
del habla, la pregunta por nosotros mismos’. en la acentuada pendiente de todos
los interrogantes, nosotros hemos hecho tribu y este es nuestro homenaje:






17.6.17

·



*



Estuve buscando una palabra durante mucho tiempo
una palabra suave que dejara de fingir que lo comprendo todo

Nieve antigua, María Sotomayor



5.6.17

el bosque


cinco años son los que ya lleva la Revista Kokoro ovillando lo raro, lo mágico y lo pequeño.
para celebrarlo, nos invita a sumergirnos en la verde entraña de los bosques. mi ramita
en este monográfico, una nana-homenaje a los bosques heridos y las mujeres indias que
en el siglo XVIII fueron asesinadas por permanecer abrazadas a los árboles cuando trataban
de evitar la tala despiadada y masiva. haciendo clic en la imagen, llegaréis a muchos
de los bosques posibles que Kokoro ha cuidado. venid a respirar, animalitos: